Un premio para el trabajo bien hecho

Metodología para corrales bovinos.

 

La rentabilidad de un modelo de negocios sustentado en corrales de engorde, recría o inicio depende de la efectividad de una serie de procesos llevados a cabo por un equipo de trabajadores. El mejor de los diseños no funciona si se implementa mal.

¿Cómo hacer para evaluar a los trabajadores de feed lots de una manera objetiva? ¿Cómo emplear esa información para brindar capacitación donde realmente se necesita? ¿Y cómo hacer para que todos empujen hacia el mismo lado? Eso mismo se preguntó el empresario agropecuario y consultor Juan Pablo Russi, integrante del CREA General Villegas.

“En los sistemas de engorde a corral, trabajan equipos de gente muy distinta: la especialización de quien reparte la comida es muy diferente de la de quien trabaja con la hacienda o se dedica al mantenimiento de la infraestructura. El gran desafío es hacerlos trabajar juntos para obtener los mejores resultados posibles”, comenta Russi.

El consultor, especializado en nutrición animal, desarrolló un sistema que permite evaluar de manera sistemática la eficiencia de las distintas tareas realizadas en corrales (ver cuadro 1). Todos los meses, un auditor externo o el propio administrador o encargado recorre las instalaciones para evaluar los ítems detallados en una planilla, la cual sólo tiene dos entradas: bien o mal.

Por ejemplo: si en las recorridas se detecta suciedad en los comederos, entonces se marca la casilla mal para indicar que ese factor no recibirá puntaje alguno; en cambio, si el comedero esta limpio, se asigna un puntaje preestablecido en la casilla bien (puntaje ponderado en función de la importancia asignada a la tarea en cuestión).

“Elegir puntos clave y asignar responsabilidades es la primera decisión que se debe tomar para poder medir la performance del personal. Estos aspectos dependerán de cada empresa y se deben establecer tomando en cuenta la tecnología disponible y el tipo de instalaciones con las que se cuenta”, explica Russi.

En lo que respecta al relevamiento del estado de la materia fecal, se cuenta con una planilla para evaluar la muestra observada en cuatro categorías: empachado, al límite, bien y duras. En la misma planilla se determinan los niveles de tolerancia para los desvíos respecto de lo deseable en las diferentes categorías.

 

Incentivos

“Para estimular al personal de forma tal que cumpla con los objetivos establecidos, es fundamental medir la performance del equipo de trabajo. La remuneración, ya sea económica o de reconocimiento al trabajo bien hecho, sirve para motivar a las personas y dejar claro qué se busca en cuanto al cumplimiento de objetivos”, remarca Russi.

“Así es posible comenzar un círculo virtuoso que empieza con la selección de los aspectos clave por medir y continúa con la capacitación del personal, el control, la determinación de premios económicos o estímulos motivacionales –en caso de corresponder–; para luego reiniciar el ciclo con capacitación específica en aquellos aspectos en los que se hayan detectado puntos flojos”, añade.

Al monitorear todos los meses las tareas llevadas a cabo por los trabajadores y establecer un puntaje, es posible elaborar un cálculo promedio de la eficiencia de procesos lograda. En el gráfico 1 se presenta un ejemplo en el cual se detecta una falla en la limpieza de bebidas y en la exactitud de los kilos descargados (dos ítems que repercuten directamente en la eficiencia de conversión y en los costos).

“La evaluación, si bien involucra tareas distintas realizadas por personas diferentes, se realiza de manera grupal, de modo tal que las bonificaciones adicionales las cobren todos, siempre y cuando se superen los parámetros establecidos”, comenta Paulo Prado, gerente del área de Ganadería de Caldenes Agropecuaria.

“Cuando comenzamos a implementar el sistema, los trabajadores no cobraron ningún adicional durante un tiempo, pero luego, con la mejora del trabajo, llegaron a percibir el 100% del adicional durante casi un año entero. El programa permite fomentar el trabajo en equipo”, añade.

 

Cuadro 1. Aspectos clave por evaluar en corrales

1) Prolijidad

1.1. Desperdicio de comida fuera de los comederos

1.2. Limpieza de los comederos

1.3. Lectura de comederos

1.4. Limpieza de bebidas

1.5. Limpieza del patio de comidas

2) Maquinaria

2.1. Engrase del mixer y del tractor

2.2. Control de la balanza del mixer

2.3. Control de la velocidad de traslado del mixer

3) Manejo de comida

3.1. Tiempo de mezclado de la comida

3.2. Respeto al orden de carga de los insumos

3.3. Diferencia entre lo cargado y lo descargado

4) Manejo animal

4.1. Detección de enfermedades

4.2. Manejo de manga y sanitario

4.3. Lectura de materia fecal